Los lácteos impulsan el sistema inmunológico

Los lácteos impulsan el sistema inmunológico

Los lácteos impulsan el sistema inmunológico

Nuestro cuerpo cuenta con un poderoso ejército que lo protege de varios tipos de amenazas. Estas pueden ser amenazas mecánicas, como una herida por donde entran gérmenes o partículas de polvo. A este ejército personal se le llama el sistema inmunológico.

Todos los días debemos hacer frente a un incontable número de bacterias, virus y otros organismos que pueden provocar que nos enfermemos. Sin embargo, no siempre sucede gracias al sistema inmune que siempre está recorriendo nuestro cuerpo para enfrentar cualquier ataque imprevisto.

En tiempos de pandemia provocada por el virus del COVID-19, hemos buscado la manera de protegernos no sólo siguiendo las recomendaciones sanitarias (lavarnos las manos, usar gel antibacterial, usar mascarillas, lavar nuestra ropa, etc.). Pero también debemos procurar mantener nuestro sistema inmunológico fuerte y una de las mejores maneras de hacerlo es a través de la buena alimentación y los lácteos son una excelente alternativa.

 

La importancia de los lácteos

 Alimentos como la leche y el queso contienen nutrientes, incluidas las vitaminas A y D, zinc y proteínas, que apoyan la función inmunológica. Estos nutrientes tienen funciones específicas dentro del sistema inmunológico:

  • La vitamina A es compatible con los tejidos del tracto gastrointestinal y los sistemas respiratorios.
  • La vitamina D juega un papel en el tracto gastrointestinal y protege contra las infecciones pulmonares.
  • El zinc ayuda a la función del sistema inmunológico y al mantenimiento de la integridad de la piel.
  • Las proteínas ayudan en la curación y la recuperación.

 

Al incorporar los productos lácteos en nuestra dieta diaria, solemos experimentar una mejora en nuestra presión arterial y en nuestra salud ósea. Adicionalmente, se reduce el riesgo de diabetes tipo 2, de contraer enfermedades cardíacas y nos permite llevar un mejor control de nuestro peso corporal.

En el caso de los niños y adolescentes, el consumo de productos lácteos juega un papel importante en el apoyo a un crecimiento y desarrollo óptimos.

 

Los probióticos en nuestra alimentación

Los probióticos son bacterias vivas que están presentes en ciertos alimentos lácteos fermentados, como algunos tipos de quesos, y que suelen generar un impacto positivo en nuestra salud intestinal. Diversas investigaciones han demostrado que el consumo de alimentos fermentados ricos en probióticos mejoran nuestro sistema inmunológico y reducen la inflamación.

Los probióticos también suelen ser beneficiosos para nuestra salud mental, ya que ayudan a calmar la ansiedad y reducir el estrés.

 

Impulsar una alimentación sana

En estos momentos de dificultades que estamos experimentando, los expertos recomiendan no sólo establecer un patrón alimenticio rico en lácteos, sino también en los nutrientes que contienen las verduras, las frutas, los cereales integrales, los  frijoles, las nueces, las semillas, el pescado, las carnes magras, las aves, los huevos y las grasas y los aceites saludables. Pero también recomiendan limitar o evitar los alimentos refinados como los almidones, los azúcares añadidos, las carnes procesadas y otros alimentos altamente procesados.

Si quieres conocer cómo Cubillo Premium Milk puede ayudarte a llevar una alimentación sana y balanceada, no olvides visitar nuestra tienda online haciendo clic aquí.